A propósito de Horacio Lavandera. Comentario de un acontecimiento. Por Adrián Porcel de Peralta

A propósito de Horacio Lavandera. Comentario de un acontecimiento. Por Adrián Porcel de Peralta


Llamamos acontecimiento a eso que ocurre en un terreno real, virtual, imaginario o emocional y que de alguna manera marca un suceso; este suceso podría relatarse como una narración con un antes, un durante y un después.


La presentación de Horacio Lavandera en el Camping Musical Bariloche auspiciada por Cultura de la Nación, la Municipalidad de Bariloche y la Universidad del Comahue, jalona un hito de esa narración, que completada en sus partes, se constituye en algo tangible, evocable y transmisible. Pero narrar la música es otra cosa, el hecho ritual de la presencia del músico junto a su público es un misterio intransmisible porque la música entendida como acontecimiento está en el terreno de la subjetividad y tiene el obstáculo semejante a querer describir el sabor de un manjar.


La música es un lenguaje a medias, algo que trasmite emociones, que afecta al cuerpo pero que carece de significado traducible más allá del acontecimiento emocional que la vibración provoca en el oyente, mensaje siempre subjetivo aún portando ese oyente similar cultura que el próximo. Pero ya que me convocaron a comentar este evento que sucediera entre el 11 y el 12 de Octubre en el marco de una gira de conciertos por la región, creo que puedo, modestamente, describir sólo algunos instantes que construyen el acontecimiento desde mi propia vivencia.


Ver a Horacio Lavandera con su porte pequeño y frágil con su mirada lánguida y su sonrisa no deja de ser una experiencia contrastante con la resonancia y contundencia sonora que su cuerpo producirá en el hermoso instrumento de concierto del Camping, el cual es único en su especie en Bariloche.

Horacio inició el concierto con la Sonata N°17 en Re menor "La Tempestad" escrita por Beethoven entre 1801 y 1802. La versión que escuchamos el viernes sonó de un modo teatral, el arpa del piano contaba dramáticamente y con contrastes sutiles y nostálgicos por un lado e inmediatamente otro tema enfático, veloz y cargado de inquietud.


Se dice que esos años fueron complejos y dolorosos para la vida de Beethoven, en ese tiempo debió asumir que su sordera sería progresiva e irreversible; eso lo llevó a componer frenéticamente, todo ese dolor está expresado en el llamado testamento de Heiligenstadt donde comunica a sus hermanos la gravedad de su mal, esta carta junto a la epístola a la Amada Inmortal, se encontró luego de su muerte...nunca fueron enviadas.
La sonata escrita en tonalidad menor desea expresar un sentimiento dramático de profunda melancolía, fue llamada "La Tempestad" (o Der Sturm en su alemán nativo). Según Anton Schindler su secretario y biógrafo, Beethoven nombraría a la sonata por la obra homónima de Shakespeare.
La magistral interpretación de Lavandera me hizo sentir que la música producida en vivo es un acontecimiento, en el terreno de los sueños, que nos hace viajar en el tiempo, el espacio y las dimensiones múltiples que nos evoque, por eso un concierto de tamaña contundencia es al menos un desatino intentar narrarlo en pocas palabras, de tal manera entonces sólo intento describir este inicio del concierto que me sorprendiera a tal punto que luego, finalizado el mismo y al regresar a mi casa, agradecido deseé escuchar esta sonata en muchas otras versiones para prolongar esa sensación de teatralidad musical, Horacio Lavandera no gesticula ampulosamente no hace gran ostentación de gestos con su cuerpo pero sí en su sonoridad. ¡Qué instante el de la música, que tesoro intransferible, que fuente cargada de sabiduría alquímica!


Después Lavandera interpretó también de Beethoven la sonata N° 18 en mi bemol mayor Op. 31 N° 3 "La Caza" y me recordó más a Mozart y sus juegos y ese "bel canto" a la italiana de su último movimiento me evocó voces operísticas. Luego de un intermedio, en una sala completa, muy emocionado pude ser testigo de la segunda parte. El silencio respetuoso y deseoso del público dispuesto a seguir gozando de un pianista mayúsculo, que convoca al acontecimiento dentro de nuestros cuerpos, es ese el territorio de intimidad lo que hacía que muchos de nosotros cerráramos los ojos como Horacio para capturar el fenómeno de la música tan inasible, tan evanescente, como queriendo inmortalizar el instante.
Promedió el concierto con Chopin y cuatro de sus Preludios, dos Polonesas enérgicas y la paráfrasis que escribiera Liszt sobre el Rigoletto de Verdi.


Un concierto fundamentalmente tonal y profundamente romántico que fue quebrado por la sonoridad de un Piazzola contundentemente contemporáneo que el mérito de la impecable técnica y sensibilidad de Lavandera me dio la verdadera dimensión de la música de Astor.
Dos bises: nuevamente Piazzola y Chopin completaron este "acontecimiento" que fue aplaudido, vivado y agradecido por todos los que fuimos parte de él y seguramente quedará para siempre en nuestro recuerdo como una gran escena entre la verdad y la ficción, entre el sueño y lo trascendente, un acontecimiento parecido al teatro.

Comentario escrito por Adrián Porcel de Peralta para Galería Bariloche
Octubre 2015

Visto 588 veces
Galería Bariloche es el primer portal cultural de la Patagonia. Desde el año 2000 trabajamos para ofrecerte un servicio de calidad e integral de difusión digital del ámbito artístico y cultural de toda nuestra región. En nuestras ediciones encontrarás toda la agenda de eventos y espectáculos, un completo catálogo de insumos y productos culturales, una guía de lugares para conocer, y notas con toda la información y noticias del sector. Te invitamos a que te sumes a la comunidad de Galería Bariloche, adhiriéndote gratis a nuestro newsletter de los jueves en nuestra web, nos sigas por facebook.com/galeriabrc, o en twitter @Gbariloche. No te quedes en casa, disfrutá de lo mejor de la cultura patagónica.
 
Editora responsable: María Soledad Anselmi
email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
facebook: /galeriabrc
twitter: @Gbariloche
Galeria Bariloche derechos reservados Webmaster